24 de octubre de 2007
El proyecto

Antecedentes

El 13 de noviembre de 1985 una avalancha arrasó totalmente la población de Armero, la segunda ciudad en importancia del Departamento del Tolima, en Colombia.

La memoria, los recuerdos, las angustias, las pasiones, los referentes, los imaginarios, las historias individuales, familiares y colectivas de todos sus habitantes fueron borradas por el deshielo que produjo el Volcán Nevado del Ruíz junto a las 25.000 víctimas, aproximadamente.

Los cuerpos de socorro, los organismos internacionales y el gobierno colombiano trabajaron intensamente reubicando a los sobrevivientes, a sus familias y a los damnificados principalmente en dos poblaciones cercanas: Guayabal y Lérida.

El gobierno colombiano declaró la zona como monumento nacional y parque. Después la sala constitucional declaró este decreto inexequible. Los sobrevivientes y familiares, para hacer su duelo, construyeron tumbas simbólicas sobre los restos de sus casas arrasadas.

Cada año, el día de aniversario de la tragedia de Armero, los armeritas se reúnen en el llamado camposanto para rememorar y recordar lo que fue su pueblo. Flores en lugar de casas, epitafios y lamentos sobre el recuerdo de un espacio que fue devastado, inexistente.

“Yo era de Armero” explica el que quedó sin su lugar de origen, sin su referente hace 20 años. No hay cruces a cuestas pero sí una pregunta cada vez más pesada: ¿cómo era Armero?. Sin calles, sin referentes o ruinas y si no nos apuramos, sin viejos sabios que cuenten historias.

¿Cómo recuperar y permitir el ejercicio de la memoria para los sobrevivientes?

¿ Cómo evitar o aminorar el efecto de catástrofes de esta magnitud?

¿Cómo integrar la memoria en un proyecto con horizonte de futuro?

En estos casos, lo normal sería apelar a la memoria oral, a documentos históricos, a archivos o bibliotecas. Cuando todo ha quedado borrado, ¿cómo se reconstruye la memoria para alimentar nuestras formas de hacer el presente y de transmitir estas experiencias a las próximas generaciones?

La pregunta de los armeritas tiene una respuesta 20 años después: un proyecto internacional de Homenaje, Concientización, Recuperación de Memoria y revalorización e Interpretación del entorno.

Como dice Régis Debray, “la imagen es más virulenta que el escrito”. En este caso: la imagen es menos dolorosa que el olvido. El armerita quiere recordar y poner en su lugar la memoria. Sin más explicaciones, en Armero la vida quedó inconclu... y existen maneras a través de este proyecto de evocar y evitar el olvido.


Posdata:
En los documentos de este articulo se encuentran las vallas que se instlaron en la zona, en formato PDF.

Documentos de este artículo


Proyecto

Arana

Antes - Después

Teatro Bolivar

Y seguimos

Club Campestre

¿Y como es el?

Los desastres no son naturales

Emilia

Volcanes, montañas de fuego

Parque los Fundadores

Historias de lava y cenizas 1

Historias de lava y cenizas 2

Iglesia de San Lorenzo

Parque Infantil

Kung Fu

Miss Universo

Omaira Sánchez Garzón

¿Y si el volcán hace pum?

Hay que volver a armar a Armero

Hospital San Lorenzo

Hospital psiquiátrico

Toro y la Estatua

Usted esta aquí

Nuestro volcán